De temer a amar mi cuerpo a través del tantra

Fueron un poco más de 20 años en los que me sentía incómoda con mi cuerpo, siempre encontraba la excusa o el detalle para esconderme bajo prendas de vestir holgadas y poco juveniles para mi edad. 

Sentía inseguridad y pena por mostrar un poco de piel, me sentía un tanto incómoda al usar faldas, blusas escotadas o “sexys”.

Todo ese temor que sentía era generado por los miedos y las creencias que elegí hacer parte de mi. Tampoco me ayudaba que me comparaba constantemente con mis amigas y mujeres de la farándula.

Así pasaron muchos años, pero luego llegó el tantra y allí mi vida y mi percepción del amor hacia mi misma, se transformó. Bueno… aclaro algo, no fue sólo el tantra sino también otras filosofías de vida como el Yoga, la meditación, el masaje Thai, entre otras.

El tantra me reconectó con el amor hacia mi cuerpo

En mis primeros acercamientos con el tantra, me di cuenta que era muy insegura y que eso me llevaba a sentir que no era lo suficientemente “hermosa” para cumplir con el prototipo que nos vende la sociedad. 

Incluso, hubo prácticas de tantra en las que no paraba de reirme, pero no era de la felicidad sino de la pena y de la vergüenza conmigo misma. Y es que a veces la risa también es una manifestación del nerviosismo y de la incomodidad. 

Y sí, yo no me sentía contenta con mi cuerpo. 

Sin embargo, hoy, luego de realizar múltiples prácticas de tantra, amo mi cuerpo, mi cabello, mi piel y su color. Hoy me siento más segura que nunca. Me reconecté con el amor hacia mi cuerpo y eso me reconectó con mi interior. 

Todo lo que sentía hace algunos años fue perfecto, ese camino de miedo, de desconfianza, de darme látigo, de juzgarme, de esconderme…. fue perfecto. 

Cuando decidí soltar y amar cada lunar , cicatriz y cada detalle de mi; me empecé a sentir más libre. Sí, libre de querer ser alguien que veía en otras personas, libre de luchar contra mí misma. 

Tantra es sentir el cuerpo, es observarlo, es escucharlo, amarlo, respirarlo, disfrutarlo… Así pasé de temer a amar a mi cuerpo. 

Cuando me amé a mi misma, mi relación de pareja se transformó

Una de las  cosas más emocionantes de este camino del tantra, es estar acompañada por Esteban, mi pareja. Un hombre maravilloso con el cual me mostré tal cual era, con mis miedos, mis luces, mis debilidades y mis fortalezas. 

En cada charla, libro o taller de tantra, empecé a conocer un poco más de mí, me redescubrí. Me dí cuenta de cómo mis miedos generaban bloqueos o límites a mi relación y así fue que empecé a trabajar en mi, en mi amor propio. 

Y fue ese amor, esa aceptación y ese  descubrimiento el que me permitió amar a Esteban porque ya yo me amaba. Puede sonar romántico, pero ¿Cómo puedes amar a otro ser si no te amas a ti?.

El tantra, es un camino increíble, un recorrido para volver a lo simple, a la respiración, a sentirnos. 

Acompañamos en los próximos artículos en los que te contaremos un poco más de cómo nos hemos transformado gracias a esta filosofía milenaria.

Un abrazo,

2 comentarios en “De temer a amar mi cuerpo a través del tantra”

  1. Buenas noches, te cuento qbenbeste momento me siento así porq mi pareja me hace sentir insegura conmigo misma, cuando salimos el siempre me coge de la mano pero cuando ve pasar una mujer linda el se queda mirándola. Y me siento fea, no deseada por el.
    La verdad quisiera sentirme segura de mi misma pero el comportamiento de el no me deja me bloquea. Pero lo amo y la verdad no se que hacer con eso, es pelear conmigo misma.
    Quisiera tener mucha seguridad con el si me pueden ayudar se los agradecería. Y las redes sociales es la prioridad de el eso me enoja.

    Un abrazo y gracias por los mensajes tan bonitos que envían

    Responder
    • Hola Sandra, me alegra leerte.

      La seguridad que deseas solo depende de ti, no tu pareja.Es una decisión propia.

      Más que fijarte en los actos de él, te invito a que te observes y revises qué es lo que te molesta, qué te incómoda. Es casi seguro que todo lo que sientes es por algún miedo y por eso lo manifiestas con inseguridad.

      La seguridad te la da el amor propio, así que puedes empezar por allí. Cuando te amas reconoces lo que vales y tu pareja lo vera.

      Hay muchas formas de trabajar el amor propio, si quieres que profundicemos en tu caso puntual, escribenos.

      Un abrazo

      Responder

Deja un comentario